Que debes hacer después del evento

Troya Intelligence (48)

En este último artículo sobre Cómo Maximizar Resultados en un Evento de Networking, nos centraremos en todo lo que debemos realizar con posterioridad al mismo.

Los aspectos más importantes que nunca debes olvidar después de un evento son:

Revisión y reflexión: Revisa lo que has conseguido en función de tus objetivos previos y determina cambios concretos en aquello no hayas quedado satisfecho, siempre con vistas a mejorar en el próximo evento. Recuerda que esta revisión ha de ser “tangible”, es decir, no vale decir me ha ido más o menos bien. Si te habías marcado, por ejemplo, conocer 7 empresas y has conseguido sólo 3, la respuesta no puede ser “bien”. La reflexión tiene que ir encaminada a identificar los motivos reales de no conseguir conocer a 7, e identificar acciones concretas de mejora para tu próximo evento.

Introducir contactos: Tienes que acostumbrarte a registrar y automatizar todos los contactos obtenidos para poder lograr el máximo beneficio. En este sentido, te puede ir muy bien introducirlos en una base de datos, en un CRM o, en general, sobre un sistema automatizado de análisis y control. Recuerda también incorporar todos los datos relevantes de cada persona (por ejemplo: tiene una delegación en Londres, su amiga es la Directora Comercial de una empresa en USA, etc.), porque esta información te podrá ser de mucha utilidad en el futuro.

Clasificar y priorizar contactos: No empieces a clasificar tus contactos sin tener claro los criterios para hacerlo. Por ejemplo: por Potencial (Alto, Medio, Bajo), por Perfil (Cliente Final, Prescriptor,…), Nivel de Confianza (Bajo, Medio, Alto), etc… En función de tus objetivos tendrás que, una vez clasificados, priorizar aquellos que necesitas contactar primero para cumplir dicha meta.

Llamar: Recuerda que tienes que tener reservado y planificado un tiempo de llamadas, enfocado a reunirte con aquellos contactos más interesantes. No olvides prepararte previamente para qué les vas a llamar y qué les vas a decir.
Quedar: En este segundo encuentro aún no es el momento de vender. El motivo es que no has generado el nivel de confianza necesario para empezar a trabajar con él, proponerle un negocio, que te dé referencias, etc. El objetivo es incrementar la confianza, romper barreras y conocernos mejor.

Seguir las oportunidades: Después de haber invertido tu tiempo en quedar con tu contacto, no lo desaproveches por no seguir adecuadamente las oportunidades. Deberías dedicar un tiempo a revisar tu base de contactos para detectar nuevas relaciones y oportunidades de negocio, así como a consolidar aquellas que más te interesen.